Vuelos a la Fiesta de Las Aguedas

Zamarramala es un pequeño pueblo de Segovia cuya cercanía a la capital (3 kilómetros) ha terminado por integrarlo en el municipio de ésta. Es famoso por su fiesta de Las Águedas, el primer domingo de febrero, onomástica de esta santa siciliana que fue martirizada cortándoles los pechos y que hoy es patrona de embarazadas.

El evento consiste en que durante dos días el poder estará en manos de las mujeres, siendo dos alcaldesas las que gobernarán la localidad; hay que tener en cuenta que esto no era normal hasta hace relativamente poco.

Los festejos empiezan con la visita de las designadas para el cargo al titular para recibir la vara de mando e invitar a las autoridades. Ya entonces visten el traje llamado “de avisar”. El sábado se lleva a cabo el nombramiento oficial de las Alcaldesinas, la versión infantil que pretende habituar a las niñas a la tradición, las cuales van de puerta en puerta invitando a todos los vecinos a incorporarse a la fiesta.

Al día siguiente se viste a las Alcaldesas con el traje típico en un proceso que lleva dos horas, tal es su complejidad. Se trata de una vestimenta del siglo XVI compuesta por una camisa de corchados, mantilla de paño negro y una montera -conocida como de los Doce Apóstoles- que cubre un peinado en trenza con lazo de seda y toca de gasa blanca.

A ello se añaden joyas en forma de zarzillos, cruz de oro con brillantes, varias medallas, relicarios de plata y el Cristo Tripero (porque cuelga en la zona del abdomen). No falta, claro, el bastón de mando símbolo de la autoridad consistorial típico de Castilla.

A mediodía es la hora de la misa, seguida de una procesión en la que los abanderados, ante la vista del Alcázar, juran en honor a la santa mientras las Alcaldesas bailan una jota.

Envueltos en la música entre danza y danza, los asistentes aprovechan las bondades de la gastronomía local, siendo el chorizo cocido en vino una de las viandas típicas.

El lunes es el día de las Águedas, de las mujeres. Las Alcaldesas visten un manto azul para asistir al baile de la Gala. Es una jornada más relajada porque hay menos gente al tratarse de día laborable (para el fin de semana conviene reservar hotel en Segovia). A última hora finaliza el mandato femenino y se simboliza con el cambio de montera de las Alcaldesas.

Quien desee asistir a este evento, declarado de Interés Turístico Nacional, pueden buscar algún vuelo a Madrid y desde allí desplazarse a la capital segoviana.